Consejo Mexicano de Endocrinología

Examen Clínico

Examen Clínico

En el Consejo Mexicano de Endocrinología A. C., tenemos muy clara la responsabilidad que se nos otorga al estar constituidos como el organismo avalado por el Comité Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas (CONACEM) para certificar las capacidades de los endocrinólogos para desempeñarse en su práctica diaria. Esta responsabilidad nos mueve a mantener una autocrítica constante y buscar estrategias cada vez más objetivas y fundamentadas para la evaluación de nuestros colegas.

A partir del examen de certificación y recertificación realizado en el año 2009, se adoptó la estrategia de evaluación práctica de competencias basada en un examen clínico objetivo estructurado (ECOE). Éste vino a sustituir el examen oral de discusión libre y abierta de casos clínicos entre el sustentante y dos sinodales experimentados que si bien es un método tradicional de evaluación, carece de la homogeneidad y objetividad necesarias.

El ECOE se basa en la evaluación de competencias clínicas. De acuerdo a la Facultad de Medicina de la UNAM, se define como competencia clínica al conjunto de capacidades de un médico para realizar correctamente las funciones y tareas integradas que se requieren para resolver con eficiencia y calidad humana el problema de salud que un paciente padezca. Para fines prácticos podemos concluir que para desempeñar una competencia clínica de manera apropiada, se requiere que los conocimientos teóricos sean acompañados por la aptitud y la capacidad que permitan ejecutar las decisiones que dicha competencia requiere.

En la parte práctica del examen de Certificación/Recertificación del Consejo se pretende realizar una evaluación del “saber hacer” de los sustentantes. Se recurre a una serie de situaciones clínicas reales llamadas estaciones, en las que se deben involucrar diferentes procesos de reflexión, integración, análisis crítico, aplicación de conocimientos y juicio clínico para su correcta resolución. Cada estación ha sido elaborada, analizada y consensuada por el Consejo para que de una forma objetiva evalúe cierta competencia clínica.

Se incluyen 10 estaciones clínicas en el examen, éstas son modificadas y mejoradas continuamente. Cada uno de los sustentantes será evaluado con todas y cada una de estas estaciones de manera homogénea ya que cada estación cuenta con una serie de aspectos preestablecidos. En cada estación se encuentra presente un endocrinólogo evaluador cuya única función será marcar sobre la lista de cotejo si el sustentante realiza correctamente o no, los ítems incluidos.

La interacción con el observador se limita a tomar tiempo de cada estación y dar indicaciones si es que existiera alguna duda en las instrucciones impresas.

El examen puede incluir diferentes tipos de estaciones: estáticas y dinámicas. Las estáticas son aquellas en las que está redactado un caso clínico y los aspectos a evaluar pueden estar dirigidos a alguna de las siguientes áreas: epidemiología, diagnóstico, tratamiento o pronóstico (la competencia evalúa sólo un área específica a la vez). En este tipo de estaciones puede incluirse también la revisión de imágenes (impresas, placas radiográficas o en archivos electrónicos). En las estaciones dinámicas se cuenta con la ayuda de un paciente real o simulado con instrucciones precisas para evaluar aspectos como el interrogatorio, la exploración física o la interacción personal.

El ECOE que incluye nuestro examen de consejo dura aproximadamente una hora en total, comprendiendo 5 minutos por cada estación y tiempos de espera para comenzar con la siguiente. Cabe recordar que esta fase práctica del examen sólo se aplica a los sustentantes que hayan logrado aprobar (con por lo menos un 70% de aciertos) el examen teórico.

El uso de estas técnicas ha sido validado en las instituciones de enseñanza de mayor renombre, lo cual nos da la confianza que en el Consejo Mexicano de Endocrinología A. C. promovemos las estrategias más óptimas de evaluación para lograr nuestros objetivos y cumplir cabalmente con la misión y responsabilidad que nuestros propios colegas nos han encomendado.

Sinodales:
  • 1. Podrán fungir como sinodales en el examen práctico, los profesores titulares y adjuntos de los cursos universitarios de la especialidad, así como los médicos endocrinólogos que se encuentren en la practica clínica institucional o privada, siempre y cuando cuenten con certificación o recertificación por el CME vigentes.
  • 2. Para fungir como sinodal en el ECOE es necesaria la invitación expresa por parte del CME.
  • 3. La participación como sinodal en el ECOE, otorgará puntos a los sinodales, válidos para su recertificación por el CME.
  • 4. El ECOE consta de un mínimo de 10 estaciones clínicas con duración de 5 minutos cada una de ellas.
  • 5. Existen dos tipos de estaciones:
    • a) Dinámica o de procedimientos donde el examinador entra en interacción con un paciente real o simulado previamente estandarizado, para realizar una tarea específica como el interrogatorio o la exploración física, en ciertos casos es necesario utilizar maniquíes para ciertas maniobras molestas para el paciente o no convenientes desde el punto de vista ético.
    • b) De interpretación o solución de problemas diagnósticos y/o terapéuticos en los que el examinado de acuerdo a un caso clínico debe señalar los hallazgos, de los estudios de laboratorio o gabinete y establecer un diagnóstico o tratamiento correspondiente. En estas estaciones se requiere de un sinodal que observe las acciones que lleve a cabo el sustentante y aplique una lista de cotejo previamente elaborada y validada por un grupo de expertos.
  • 6. Durante la evaluación sugiere que el sinodal no tenga ningún tipo de interacción verbal o no verbal (gesticular, miradas, actitudes corporales), con el sustentante.
  • 7. El sinodal puede realizar las observaciones pertinentes, de los sustentantes ya sea directamente con los miembros de CME o en la lista de cotejo en el rubro correspondiente.
  • 8. La participación de los sinodales es importante ya que proporcionan con su presencia el voto de calidad, experiencia y solidaridad con la evaluación de los futuros miembros del consejo mexicano de endocrinología.